El control de presencia laboral había sido, hasta el 12 de mayo del año 2019, un procedimiento voluntario que algunas empresas decidían poner en marcha para garantizar el rendimiento de sus trabajadores. Pero el 12 de mayo del año pasado entró en vigor una nueva ley de control de presencia, destinada esta vez a que el pago de las horas extraordinarias fueran debidamente abonadas a los empleados. Desde entonces, muchas empresas se han visto obligadas a implantar sistemas de control presencial.

Control de presencia empleados

En concreto, y desde aquel día, todas las empresas españolas cuentan con la obligación de llevar un registro de la jornada laboral de todos y cada uno de sus trabajadores. Dicho control de presencia debe incluir una entrada tanto con el horario concreto de inicio de la jornada laboral como con la finalización de la misma. Es una manera de garantizar que las empresas respetan los derechos laborales, incluidos todos los convenios que existen en los diferentes sectores profesionales en nuestro país.

Además, las empresas también están obligadas a almacenar dicho registro de control de presencia de los empleados durante un cuatro años. El objetivo es que los propios trabajadores, sindicatos e inspectores de trabajo puedan consultarlo cuando lo necesiten. El incumplimiento de estas obligaciones sale caro. Entre los 626 euros y los 6.250 euros en caso de no registrar las entradas y salidas laborales de los empelados. Ahora bien, ¿con qué métodos contamos para realizar ese registro? Hay varios.

Control de presencia huella dactilar

Hay varios pero uno de los más demandados en los últimos tiempos es el control de presencia por huella dactilar. Existen muchas empresas que proporcionan la tecnología biométrica necesaria para implementar este sistema en el entorno profesional. Un sistema que garantiza una fiabilidad absoluta. Después de todo, y pese a lo que vemos en las películas de Hollywood, los sistemas actuales de reconocimiento de huella no son falibles. Es imposible que se produzca una falsificación de una huella.

Esto proporciona una seguridad enorme. Pero no es la única ventaja que aportan los sistemas de control de horario por huella dactilar. También son bastante cómodos dado que no requieren el empleo de ninguna clase de elemento identificativo externo. La huella dactilar siempre va con nosotros. Por supuesto, tanto los métodos como la naturaleza propia del sistema de control presencial por huella dactilar se ajusta a lo que se pide en la Ley Orgánica de Protección de Datos, más conocida como LOPD.

Los mejores sistemas de control horario del mercado

Sin embargo, existen muchos otros sistemas de control horario de empresa alternativos a la huella. Como el reconocimiento facial, los lectores de proximidad, los sistema de reconocimiento de venas de los dedos y un sinfín más de opciones biométricas. Como apuntábamos antes, los sistemas biométricos están siendo un gran foco de demanda debido a la precisión que garantizan, así como la facilidad de uso. Pero no todos estos sistemas de control horario son biométricos. Algunos son simplemente digitales.

En ese sentido, pueden encontrarse en el mercado multitud de opciones diferentes. Se trata de sistemas que utilizan lectores digitales para permitir el acceso al interior de la oficina, el comercio o la fábrica. Hablamos de lectores de patrones, lectores de códigos QR, lectores electromagnéticos o cualquier otra tecnología. Aquí en MEL IT Technologies somos una empresa especializada en tecnología empresarial. Podemos ayudarte en el proceso de contratación del mejor sistema de control horario para tu empresa.